Septiembre 2000
SECCIONES

inicio
archivo
suscripción
quiénes somos
índice
segmentos fijos


ÚLTIMO NÚMERO

contenido


CLUB DE
SUSCRIPTORES


suscripción
museos socios
tarjeta del club

CONTACTO

 

 

 

 

Por Diego Tirira
Foto Armando Castellanos

Tierra de musarañas y otras alimañas

El tapir de montaña o gran bestia (Tapirus pinchaque), uno de los mamíferos más grandes de los Andes y el que más amenazado se encuentra debido a la cacería y la pérdida de sus hábitats.
“¡Que vamos al páramo!” “Estás loco, yo no voy a morirme de frío en esas tierras...” ¿Quién de nosotros no ha pensado esto en algún momento? Yo mismo hace algunos años consideraba como un verdadero martirio viajar y, peor aún, disfrutar de una estadía en aquellos helados e inhóspitos parajes. Pero si dejamos de lado las condiciones climáticas, los páramos son una verdadera “máquina” para producir, luego de millones de años, formas de vida únicas en el planeta.

Alguna vez nos hemos preguntado ¿por qué el Ecuador es el país más rico en diversidad biológica por unidad de superficie en el mundo? Pues bien, una de las tres razones fundamentales, y quizá la más importante, es la presencia de la cordillera de los Andes. Si ésta no existiese, tendríamos menos de la mitad de especies de fauna y flora de que disponemos.

Por una parte, las altas montañas y, más aún, las cordilleras, son importantes barreras para el flujo de especies de un lugar a otro. Si prestamos atención, en los trópicos de Ecuador vamos a encontrar animales muy similares a oriente y a occidente de la cordillera, pero debido al aislamiento que han tenido durante varios millones de años, en la actualidad son especies diferentes, aunque cercanamente empare 11 das. Entre los muchos ejemplos destacan los primates (por si no me creen, que levanten la mano los monos aulladores de occidente, de color negro, y de oriente, de color rojo).

Dejando de lado el importante efecto “barrera’, vamos a concentrarnos en la diversidad de animales que habitan en los fríos e “inhóspitos” páramos ecuatorianos, que lejos de estar deshabitados son, sin duda alguna, la zona que mayor número de especies endémicas registra en el país, mucho más que las mismas islas Galápagos.

A pesar de que la cordillera de los Andes es un largo cordón de varios miles de kilómetros, cada páramo y, más aún, cada montaña, es una verdadera isla. Y es justamente este efecto “isla” el que ha hecho de esta zona una importante área para el desarrollo de nuevas y singulares formas de vida. Así, por ejemplo, para muchas especies que se han desarrollado en los páramos del Chimborazo, en especial para las más pequeñas, les será difícil, a pesar de la cercanía, llegar hasta los páramos del Tungurahua. Pues las hoyas o valles interandinos son una barrera infranqueable para aquellas especies, las que tendrían que atravesar áreas con condiciones climáticas diferentes para las cuales están adaptadas. En este efecto “isla”, la barrera no es el mar, como ocurre en las Galápagos, sino el clima, la temperatura, la altitud y la humedad.


Justamente estas particulares condiciones de vida han hecho que los animales que habitan en los páramos tengan adaptaciones asombrosas que, por una parte, les permiten resistir a las difíciles condiciones climáticas y, por otra, evitar destruir el ambiente en el que viven. Pero, ¿qué notables y singulares formas de vida habitan en nuestros páramos? Seguramente lo primero que se nos viene a la mente son los clásicos lobos, conejos o venados, o nuestro omnipresente cóndor andino, pero no porque lo encontremos en la naturaleza por todas partes, sino porque está en nuestro escudo de armas y en nuestras monedas; al igual que ellas, se están extinguiendo lentamente. ¿Cuántos de nosotros sabemos que en nuestros Andes habita una especie de oso, el oso de anteojos, el único del mundo que habita en Sudamérica, en el hemisferio sur y, por lo tanto, al sur de la línea equinoccial? Este mamífero, a pesar de su gran tamaño, el más grande entre los animales andinos, es uno de los osos más pequeños del mundo y el más vegetariano y “goloso” de todos.

inicio - archivo - suscripción

CONTENIDO REVISTA 9

 

portada inicio archivo subscripción inicio portada archivo subscripción