N° 8 julio - agosto 2000
ÚLTIMO NÚMERO

contenido
SECCIONES

inicio
archivo
suscripción
quiénes somos
segmentos fijos
índice temático




PUBLICIDAD

nuestro perfil
¿quién nos lee?

nuestros precios



CLUB DE
SUSCRIPTORES


suscripción
museos socios


CONTÁCTANOS

 

 

Por Victor Utreras
Foto Pete Oxford


Gigantes amenazados

La nutria gigante (Pteronura brasiliensis) se encuentra exclusivamente en áreas muy apartadas del centro y sur de nuestra amazonía.


Las nutrias gigantes están entre los grandes depredadores de la cuenca del Amazonas y el Orinoco, junto con el jaguar, el caimán negro, la anaconda y el águila arpía.

Los machos adultos alcanzan un tamaño promedio de 1,8 metros de longitud y superan los 30 kilogramos de peso; sin embargo, existen registros excepcionales de animales que han alcanzado los 2,4 metros de largo.

En el mundo, existen 13 especies de nutrias distribuidas en América, Europa, Asia y África; ocupan una amplia variedad de hábitats acuáticos. Cuatro de las 13 especies están presentes en Sudamérica y 2 en el Ecuador: la nutria gigante, conocida también como lobo de lío y la nutria neotropical o perro de agua.

Las nutrias son mamíferos carnívoros semiacuáticos, esto quiere decir que el agua no es su hábitat exclusivo, aunque pasan gran parte de su vida en ella y además allí obtienen buena parte de su alimento. Son animales de cuerpo y cola alargadas y patas cortas; la mayor parte de su cuerpo está cubierto por una suave y densa piel; sus sentidos están muy bien desarrollados, lo que les convierte en excelentes nadadores y cazadores; su curiosidad natural, fino instinto y gran versatilidad han permitido la adaptación de estos animales a una variedad de ambientes marinos y preferentemente dulceacuícolas.

En todo el mundo se ha puesto énfasis en el excelente papel que cumplen las nutrias como indicadores de la calidad de los ambientes acuáticos. Al tratarse de predadores ubicados en la cima de la cadena alimenticia, con grandes requerimientos de territorio, suelen evidenciar con gran sensibilidad procesos de fragmentación y otros disturbios ambientales. Donde quiera que se encuentren, necesitan hábitats limpios y sin contaminación, ríos, lagos y mares con orillas no perturbadas y una buena provisión de alimento, especialmente constituido por peces. Las nutrias son las primeras en desaparecer cuando sus hábitats son alterados o contaminados.

Las nutrias gigantes tienen una amplia distribución en Sudamérica, viven en algunos sistemas hidrográficos de las selvas de Brasil, Guyana, Surinam, Venezuela, Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia y Paraguay; actualmente se piensa que se han extinguido en Argentina y Uruguay. Una particularidad de esta especie es su comportamiento social altamente desarrollado. Acostumbran a vivir en grupos familiares de varios individuos; cazan, juegan y duermen juntos en madrigueras que construyen a orillas de ríos y lagunas. El hecho de que el macho y la hembra vivan con su grupo familiar es una gran excepción en el mundo de las nutrias ya que la mayoría de las especies son solitarias. Su dieta está compuesta casi exclusivamente de peces pero ocasionalmente se alimentan de pequeños roedores, aves acuáticas, culebras, ranas, cangrejos y caracoles.

Como muchas otras especies de mamíferos, estos fantásticos animales enfrentan grandes amenazas para su supervivencia; la Unión Mundial para la Naturaleza (UICN) las considera vulnerables en toda su área de distribución, es decir que enfrentan un alto riesgo de extinción en estado silvestre a mediano plazo.

continúa

inicio - archivo - suscripción

CONTENIDO REVISTA 8


 

archivo subscripción archivo subscripción