No. 108 - julio agosto 2017
 
 
 
ÚLTIMO NÚMERO

contenido
SECCIONES

inicio
archivo
suscripción
quiénes somos
segmentos fijos
índice temático



PUBLICIDAD

nuestro perfil
¿quién nos lee?
nuestros precios




CLUB DE
SUSCRIPTORES


suscripción
museos socios


CONTÁCTANOS

 

 
notas
 

"Retrato de india", Camilo Egas, 1906

 


El indigenismo se revisa
en una exposición


H
asta el 13 de mayo de 2018 se podrá visitar la exposición “DesMarcados” en el Centro Cultural Metropolitano y el Museo de la Ciudad. La exposición propone –a través de la disposición yuxtapuesta de pinturas, documentales, fotografía, artesanías y otro tipo de documentos– la revisión crítica de los indigenismos del último siglo (1917-2017).

El indigenismo suele definirse como un movimiento cultural latinoamericano que tomó las formas del realismo social para, por turnos, reivindicar lo indígena como referente identitario de la nación y defender al indio de los atropellos que sufría. En la misma medida, sin embargo, su discurso reproducía el racismo colonial al representar al indígena como miserable, en necesidad de redención, para que deje de ser un lastre para el progreso nacional.

En Ecuador, algunas cronologías identifican el nacimiento del indigenismo con la pintura Las floristas, de Camilo Egas, de 1916. De ahí el rango temporal de la muestra. Buena porción de los autores canónicos del siglo XX formaron parte de este movimiento: Pío Jaramillo Alvarado, Jorge Icaza, Oswaldo Guayasamín, Eduardo Kingman o José de la Cuadra. Fue, en suma, un movimiento de intelectuales de izquierda mestizos, sin mayor participación de los propios indígenas.

De ahí que se considera que el indigenismo no hizo más que tomar la posta de otros actores que habían representado a los indígenas frente a la sociedad nacional –la iglesia, los funcionarios gubernamentales–, pues se consideraba que no era posible que se representaran a sí mismos. Esta ventriloquía, como llamó a esta representación subrogada Andrés Guerrero, se rompió con la paulatina organización indígena de mediados del siglo pasado y los levantamientos con los que este terminó.

Sin embargo, como deja claro la muestra, y hacerlo es uno de sus mayores méritos, no es que antes faltaran representaciones propias de lo indio, sino que no eran validadas por la cultura oficial. (Destaca en este sentido el catálogo de una exposición de arte indígena montada en 1948 por Dolores Cacuango, que forma parte del recorrido.)

La exhibición incluye una sala en el Museo de la Ciudad y cuatro en el Centro Cultural Metropolitano.


Horarios: de martes a sábado, 9h00 a 17h30; domingo, 10h00 a 16h00.





¡SUSCRÍBETE!

inicio - archivo - suscripción

CONTENIDO REVISTA 108


hh


hh